9 consejos para escoger el sofá o sillón que mejor va en tu casa u oficina

9 consejos para escoger el sofá o sillón que mejor va en tu casa u oficina

Tener en cuenta el espacio del que disponemos, los colores del resto de la estancia, así como el objetivo del sofá o sillón es básico para elegir el que mejor vaya en nuestra casa u oficina

 

Salvo que seas de las personas que prefiere sentarse en el suelo, todos, yo misma, tenemos un sofá o sillón fetiche en nuestra casa o despacho. Ese lugar que no cambiamos por nada del mundo, en el que nos encanta pasar nuestros ratos de ocio, descanso o en el que nos sentamos para conversar y reflexionar. Aquel que tanta rabia nos da que nos quiten. ¿Por qué?

 

Los seres humanos somos de costumbres. Te pongo un ejemplo muy sencillo. ¿Sueles viajar en transporte público? Entonces, seguro que te habrás dado cuenta de que siempre te sientas en el mismo lugar (puedes tener, incluso, dos o tres opciones más por si te quitaran alguna de las otras). Es así, ¿verdad? Tranquila, ¡no eres la única!

 

Fíjate bien cuando vuelvas a coger el tren, el metro o el autobús: todas esas personas que viajan contigo a la misma hora también suelen sentarse en los mismos lugares. Es algo que nos hace sentir cómodos y seguros.

 

Lo mismo ocurre con los sofás y los sillones de casa o de la oficina. Parece que cuando cogemos postura en uno de ellos, esto nos ayuda a sentirnos mejor, nos aporta una pequeña sensación de bienestar y, en el caso de que estemos hablando de la oficina, también nos hace sentirnos más seguros.

 

Así que si estás pensando en cambiar o incluir un sofá o sillón nuevo en tu casa, hoy te vamos a ofrecer algunos consejos prácticos para que elijas aquel que mejor se adapte a ti, a las personas que viven contigo, pero también a los compañeros de trabajo y clientes, en caso de que este producto sea para la oficina.

 

Este listado tiene un orden, pero, por supuesto, de ti y de tus circunstancias o preferencias depende que lo reordenes. Nosotros te damos las nuestras:

 

  1. Función: es muy diferente un sofá o sillón en el que vas a descansar, leer o ver la televisión, que elegir uno cuya finalidad sea compartir una charla entre compañeros de trabajo, con clientes o aquel en el que estos últimos esperen a que les atiendas.
  2. Presupuesto: salvo que este tema no te importa, es más que recomendable tener un presupuesto aproximado sobre lo que queremos o podemos gastarnos. Por eso, antes de salir a comprar, mira y compara todas las veces que haga falta. Y hazte una idea del dinero que quieres gastarte en función de las necesidades que tienes con respecto a este sofá. No hace falta que sea una cantidad al detalle, pero sí un máximo de lo que te quieres gastar.
  3. Espacio: antes de lanzarte a mirar sofás o sillones, ten en cuenta el espacio que tienes para colocarlo. Y recuerda dejar espacio suficiente para que puedas moverte a su alrededor. De nada sirve que nos cueste acceder al sofá o sillón, porque queramos uno que sea más grande. Además, a nivel estético, un sofá demasiado grande puede resultar abusivo y hacer que la estancia sea más pequeña de lo que parece.
  4. Estilo: a lo mejor ya tienes echado el ojo a un sofá. ¿Te has parado a pensar si pega con el resto del estilo de la estancia? ¿O si responde a la filosofía de tu empresa? Es cierto que, en momentos puntuales, se pueden introducir en la decoración de un espacio objetos que rompan con la estética del lugar, pero un sofá o sillón ocupan demasiado, así que mejor elegir otro objeto que cumpla esta función. ¿El estilo es vintage o de tipo industrial? ¡Echa un ojo a nuestra selección de sillones y sofás!
  5. Ergonomía: tener en cuenta la altura de las personas que se van a sentar en el sofá, la posición de los apoyabrazos o la profundidad del asiento dependerán mucho de la comodidad del mismo.
  6. Número de plazas: ¿vives sola o en familia? ¿recibes muchas o pocas visitas? ¿hay niños o solo adultos? ¿cuántos clientes se pueden juntar en tu oficina? ¿y trabajadores en la sala donde lo vas a colocar? En función de la respuesta a alguna de estas preguntas elegirás el número de asientos. Esto no quita para que, por ejemplo, si vives sola y no recibes muchas visitas, pero te encanta quedarte dormida o tumbarte por completo en el sofá, escojas uno con varias plazas.
  7. Colores: al igual que has tenido en cuenta la decoración del espacio, en este caso también tienes que tenerla presente para elegir el color del sofá. Sin embargo, en este caso, sí que te puedes permitir la licencia de que el sofá sea ese elemento que dé un punto de color en una sala, por ejemplo, de color blanco.
  8. Tela y tapicería: piensa en la gente que se va a sentar, si se come o no en la sala donde lo vas a poner, si hay niños o no que se pueden subir en él y, por supuesto, si esa tela o tapicería es acorde con el resto de la decoración de la estancia.
  9. Limpieza del sofá: muchas personas se olvidan de este último punto, pero...¡es tan importante! Se pasan muchas horas en un sofá o sillón, además de ser el lugar en el tus invitados o clientes se van a sentar. Así que si eliges una tela o tapicería que sea fácil de limpiar y una fundas sencillas de quitar y poner, ¡mejor que mejor! Además, si tienes niños en casa o es un lugar en el que se puede comer, piensa que se puede manchar con facilidad y hay cosas que...¡cuesta mucho quitar! Entonces, ¿por qué sufrir pudiendo elegir un sofá o sillón que sea fácil de limpiar?

 

Y hasta aquí nuestro post de hoy. Esperamos que te haya resultado de utilidad. Por supuesto, nos encantará que lo compartas en redes sociales para que otras personas puedan aprovechar estos consejos. ¡Nos vemos en el próximo post!

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.