Alfombras en casa: tipos, funcionalidad y dónde colocarlas

Alfombras en casa: tipos, funcionalidad y dónde colocarlas

Hay quien llena la casa con ellas y, por el contrario, quien las aborrece y nunca ha colocado una, pero lo cierto es que las alfombras tienen su papel en la decoración de la casa, más allá de dar calidez al espacio en el que se encuentran

 

Hay complementos de la decoración de una casa que no tienen ningún papel relevante, más allá del de decorar, como por ejemplo, un marco de fotos, pero otros que tienen varias funciones, aunque no siempre se tengan presentes cuando se piensa en ellos; las alfombras entran en este segundo tipo de complementos de decoración.

 

Por esta razón, la elección de una o varias alfombras para la casa no debe tomarse a la ligera. Y es que los expertos en decoración aseguran que en función de la dimensión del lugar en el que se vayan a colocar, los muebles que haya en dicha estancia y el tránsito de la misma, influyen mucho a la hora de decantarse por un tipo u otro de alfombra.

 

Tampoco nos podemos olvidar de las personas que viven en la casa. Las alfombras pueden ser el mejor objeto de decoración para muchos espacios, pero si tienes niños o personas mayores en casa, o una de dos: te olvidas de ellas u optas por las que menos problemas de ácaros y otro tipo de microbios cojan, así como por aquellas que se queden fijas, de manera que no se puedan tropezar ni niños ni mayores. Por no mencionar a las personas con alergias: nunca podemos olvidarnos de ellas.

 

5 tipos de alfombras comunes: funciones y lugares donde colocarlas

Si nos pusiéramos a sacar el listado de todos los tipos de alfombras que se venden en el mercado, podríamos dedicarle, tranquilamente, dos o tres artículos más del blog. Sin embargo, hemos optado por seleccionar los más comunes y útiles. ¿Por qué?

 

En primer lugar, porque con “común” queremos decir que sean estilos de alfombras fáciles de encontrar. No se trata de volverse loco. A partir de ahí, según el estilo de decoración de tu casa y tus necesidades, puedes decantarte por mil y una opciones, de mayor o menor grado de originalidad.

 

En segundo lugar, porque en Decosillas apostamos por una decoración que siempre sea útil, algo que no está reñido, como en el caso anterior, con tener una casa con estilo. Pero siempre será mejor sacarle partido y utilidad a las cosas.

 

Y, por último, porque siempre te resultará más sencillo encontrar este tipo de alfombras en el mercado. Al fin y al cabo, se trata de disfrutar de tu casa, no de volverte loca para poder disfrutar de ella.

 

Por tanto, los 5 tipos de alfombra que hemos seleccionado son los siguientes:

  • Moqueta: es decir, aquella que cubre todo el espacio, por ejemplo, de un salón o despacho. Su función principal es la de ofrecer una mayor calidez al lugar en el que se coloca y su principal ventaja es que suele estar ajustada a las medidas del lugar y, por tanto, es raro que se pueda doblar; así evitamos caídas o tropezones. Normalmente suele utilizarse para salones o despachos.
  • Carpeta: son las más clásicas y comunes en los salones de los hogares donde quieren colocar una alfombra. Su colocación no requiere de ningún tipo de ajuste, como en el caso anterior, y su principal utilidad es la de dar color o un toque de decoración más al espacio donde se colocan. Son fáciles de transportar. Los salones o las habitaciones son los lugares donde se suelen colocar.
  • Vinilo: son, sin duda, las estrellas de las casas donde hay personas alérgicas, ya que no atraen el polvo y son muy fáciles de colocar. Además, al ser resistentes a la humedad, se colocan tanto en interior como en exterior. Están especialmente valoradas en las cocinas, terrazas con comedor o despachos y habitaciones donde haya una zona de estudio. Tampoco se doblan y son muy finitas, por lo que si hay personas mayores en casa, también son muy recomendables.
  • De goma reciclada: es cierto, quizá estas no sean las más comunes en las casas, al menos no en el interior de las mismas, aunque sí muy utilizadas en las terrazas o jardines e, incluso, en el acceso a la terraza o balcón desde una cocina, a modo de felpudo. Pero...¿tienes niños en casa?¿Y una habitación espaciosa para ellos? Entonces te la recomiendo para dar un toque de color, por un lado y también para aportar seguridad. Por no hablar del toque original que le ibas a dar.
  • De fibras vegetales: el tatami suele ser una de las más habituales en estos casos. Son ideales para aquellas personas que tienen su propio despacho en casa o para habitaciones donde haya un espacio de estudio o trabajo. Del mismo modo, algunos salones con decoración de estilo natural también quedan muy bien vestidos con este tipo de alfombras. Son fáciles de colocar, pero la limpieza, dependiendo de cómo sea la alfombra, no lo es tanto.

 

Antes de terminar, algunos consejos:

  • Alfombras en el salón: los expertos en decoración siempre recomiendan que cuando se utiliza una alfombra tipo carpeta o de fibras, cubra todas las patas de los asientos y sofás donde se ha colocado. Otra cosa es que se compre una alfombra para poner debajo de una mesa; entonces deberá cubrir por completo la misma. Al fin y al cabo, otra de las funciones de las alfombras es que los muebles no estropeen el suelo.
  • Cambiarlas cada cierto tiempo: para limpiarlas o para renovar el producto. Y es que las alfombras con el tiempo cogen vícios, además de suciedad que a duras penas se puede sacar e, incluso, muchas de ellas pierden el color inicial. Así que ya lo sabes, por salud y estética, cada ciertos años (depende de la calidad de la alfombra), es aconsejable cambiarla.
  • Productos de limpieza acordes: porque las alfombras son elementos delicados. Ten en cuenta qué tipo de productos puedes utilizar, especialmente cuando friegues el suelo de la estancia donde está colocada esa alfombra. Así evitarás que se estropee antes de tiempo.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.