Casas muy femeninas: en qué se notan y cómo conseguirlo

Casas muy femeninas: en qué se notan y cómo conseguirlo

¿Existen diferencias significativas entre una casa decorada por una mujer y por un hombre? Lo cierto es que, aunque no siempre se tiene por qué notar, sí que existen diferencias. Hoy hablamos de casas donde la decoración femenina se nota por cada rincón

 

Seguro que te ha pasado en más de una ocasión: entras en una casa y piensas “esto lo ha decorado una chica” o, por el contrario, que lo ha decorado un chico. ¿Verdad que te ha pasado? Y no, no hablo de que la decoración predominante sea rosa o azul, pero lo cierto es que, aunque tenemos gustos comunes, tanto los hombres como las mujeres, tendemos a un tipo de decoración u otra.

 

No en vano, son muchas las parejas de diferente sexo que, aseguran, han tenido más de una pelea y les cuesta mucho decorar la casa que estrenan o la que van a redecorar, porque no se ponen de acuerdo a la hora de elegir los colores de la pared o los muebles de los diferentes apartados de la casa.

 

Por esta razón y ya sea porque eres mujer y vas a vivir sola, o que tu pareja ha dejado a tu elección la decoración de vuestra casa, del mismo modo que si eres hombre, pero te gusta la decoración con un toque femenino, hoy te hablamos de cómo impregnar este espíritu en tu casa; las bases para lograrlo.

 

Sin miedo a los colores

 

En un hogar con toques femeninos la variedad de paletas de colores puede ser muy amplia: eso sí, siempre con un equilibrio y armonía únicos. Y es que las decoradoras femeninas no tienen miedo de utilizar colores llamativos, para destacar un área de la casa y equilibrar así, por ejemplo, un espacio aburrido, donde todo sea del mismo color.

 

Además, en función del gusto de la persona que va a vivir en este lugar, no tendrá problemas en elegir colores como el rosa, el morado, el azul o el verde. Se trata de que la persona se sienta identificada con ese color, que le transmita un tipo de sensaciones, sin importar de qué color se trata.

 

Esto, sin embargo, es algo que cuesta más a los hombres, que tienen a colores neutros y básicos, como el blanco o el blanco. ¡Ojo! Una decoración no es mejor que otra, simplemente, es diferente.

 

Vinilos en las paredes

 

Y, por lo general, de elementos que representen la naturaleza, como flores o paisajes que les transmitan paz o les transporten a un lugar que les agrade. Algo que, en el caso de los hombres, tiende más a estar representado por ciudades.

 

Además, también verás en la elección de sus vinilos frases que les inspiren o personajes mágicos y de fantasía. Elementos, ambos, que a los hombres les cuesta más incorporar en su casa, a pesar de que también les puedan gustar.

 

Formas redondas, versus formas cuadradas

 

Por lo general, las mujeres tienden más a elegir elementos con formas redondas, porque les resultan más agradables. Sin embargo, en el caso de los hombres, son las formas cuadradas las que más les llaman la atención. Esto se notará, por ejemplo, en cosas tan básicas como los cojines o los espejos.

 

Espacios de intimidad frente a espacios abiertos

 

En la decoración femenina se tiende a abrir y unir espacios tales como la cocina o el salón, pero rara vez a añadir a estos lugares el dormitorio. Y es que ellas buscan más la intimidad que los hombres, en ese sentido. Por supuesto, todos coinciden a la hora de cerrar el baño.

 

Flores y velas

 

Ambos elementos se asocian al romanticismo y, por tanto, a las mujeres. De hecho, son muchas veces las decoradoras las que eligen tapicería con flores para los sofás o para la tela de las cortinas o los cojines, entre otros elementos, sin olvidar la introducción de jarrones con flores naturales o artificiales que lo parezcan, para dar un toque de naturalidad al hogar.

 

Las velas también juegan un triple papel: por un lado, decoran los espacios donde se colocan; por otro, le dan un toque romántico a la estancia y, por último, aportan luminosidad siempre que sea necesario. Además, en algunos casos también dan un toque de aroma; un aroma que, por cierto, también puede tener un objetivo, como por ejemplo, relajar a la persona que se encuentra en la estancia o servir de afrodisíaco en una cita íntima.

 

Alfombras

 

Tanto en el salón, como en las habitaciones, porque a las mujeres nos gusta hacer los espacios agradables y cálidos y las alfombras juegan, en la mayoría de los casos, este papel. Además, hoy en día hay una amplia variedad de estos productos y, prácticamente, se puede personalizar al gusto de cada uno.

 

Hasta aquí nuestro post de hoy. Espero que te haya resultado de utilidad. Me encantará saber tu opinión y, por supuesto, si tienes cualquier duda, que me lo hagas saber en comentarios, para poder ayudarte en la medida en la que me resulte posible. ¡Hasta el próximo post!

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.