Decoración de interiores y sus beneficios para la salud

Decoración de interiores y sus beneficios para la salud

 

A la hora de decorar tu hogar o tu lugar de trabajo debes tener en cuenta una serie de pautas para que la disposición de los muebles o los colores que elijas influyan positivamente en tu bienestar.

 

Muchas personas hasta que no lo han experimentado por sí mismas no se han dado cuenta de los beneficios que tiene para la salud la manera en que decoramos nuestro entorno. Una elección adecuada de colores, de muebles u otros accesorios, mejora considerablemente nuestro estado de ánimo y puede repercutir muy favorablemente en nuestro estado de salud general.

 

Existen muchos estudios realizados al respecto que evidencian, por ejemplo, la mejoría de pacientes ingresados en hospitales en los que se ha creado un entorno alegre y positivo con paredes de colores y con accesorios animados y vistosos (cuadros, vinilos, dibujos...). Está comprobado que el color genera un gran impacto positivo en las respuestas psicológicas y fisiológicas humanas.

 

Limpieza y orden

A la hora de decorar tu casa o tu lugar de trabajo, además de las cuestiones puramente estéticas, has de tener en cuenta la manera en que esa decoración va a influir en tu estado de ánimo y en tu salud en general. Debes elegir objetos y colores que te gusten y mobiliario y accesorios que te faciliten la vida y con los que te encuentres realmente a gusto. También debes mantener tu hogar u oficina limpio y en orden, ello contribuirá a crear en ti un estado de serenidad y armonía.

 

Tristeza, desgana, mal humor, nostalgia... ¿te has parado a pensar en los objetos que te rodean? Prueba a quitar (tíralos si es necesario) objetos inútiles o que no te gustan en absoluto. No acumules objetos por compromiso o por intentar agradar a los demás. Prueba a darte un pequeño capricho, prueba, por ejemplo, con aquel armario vintage que te ha encantado y que aportará personalidad a tu estancia.

 

El color de tus paredes y tapicerías es otro de los puntos a tener en cuenta para tener una casa y una mente saludable. Toma nota de esta pequeña lista que te hemos preparado:

 

  • El blanco genera sensación de calma, aporta equilibrio y lucidez mental. Es perfecto para espacios pequeños y no muy iluminados.
  • El rojo estimula y regula la vitalidad de nuestro cuerpo. Es un color que aleja el temor y la timidez. Es un tono muy dinámico.
  • El naranja es otro tono enérgico, optimista y ágil.
  • El color crema o beige relaja y transmite calma. Crea ambientes acogedores y relajantes.
  • El amarillo es ideal para tu lugar de trabajo ya que facilita la concentración y mejora la actividad de la mente.
  • El color verde, se asocia a la naturaleza y, por lo tanto, se relaciona con un ambiente saludable. Alivia el estrés, revitaliza y da sensación de paz.
  • El azul, como el mar, es refrescante y aporta serenidad, calma, confianza y hace desaparecer las energías negativas.
  • El color rosa, romántico por excelencia, aporta delicadeza, optimismo y favorece el sueño.

 

Crea puntos de luz

Contar con luz natural es también de suma importancia para subir el estado de ánimo. Deja que entre la luminosidad en tu casa u oficina. Prescinde por el día, en la medida de lo posible, de la luz artificial. Elige cortinas, estores o visillos ligeros, nada de telas gruesas que no dejan entrar la luz natural.

 

Los puntos de luz también son importantes, tener sólo la luz en el techo es monótono, prueba a buscar una bonita lámpara y colócala para que dé luz junto a tu sillón favorito. Podrás disfrutar de tus lecturas preferidas y encontrar sosiego y tranquilidad en este rincón creado sólo para ti. Recuerda que la luz debe ser cálida o neutra y nunca blanca ya que ésta es fría y no resulta nada acogedora.

 

Sillas con respaldo

En la cocina y en el salón elije sillas y sillones cómodos, ellos contribuyen directamente al bienestar de tu espalda. Si necesitas dinamismo, no elijas todos los muebles de la cocina o del salón de la misma colección o del mismo estilo. Introduce elementos diferentes, rompedores para aportar vitalidad a la estancia y dotarla de personalidad.

 

Si vas a utilizar la silla como lugar de trabajo, elije una silla anatómica, que se adapte a tu espalda y que sea algo curvada en la zona de las lumbares. En el comedor o en la cocina, las sillas deben tener también respaldo para poder apoyar, sobre todo, la zona lumbar.

 

El sofá debe estar, al menos a 1,5 metros de distancia del televisor. Hoy en día las televisiones son muy grandes y, por lo tanto, hay que aumentar también la distancia entre el sofá y este electrodoméstico. Recuérdalo porque tu vista, a la larga, te lo agradecerá. El sofá, además de ser confortable, debe de permitir poner las piernas a 90º apoyando los pies en el suelo y hacer posible que la zona lumbar repose bien apoyada en su respaldo, esto es de vital importancia si quieres mantener unas cervicales y una espalda en perfecto estado.

 

El entorno influye en nuestro cerebro

Rescata esas fotos que tienes almacenadas, las que más dicen de ti, las que te transportan al lugar donde lo pasaste tan bien, las que te recuerdan a las personas que realmente amas. Busca un marco bonito y decora tus estancias con ellas. Ejercerás un mecanismo positivo en tu mente que te ayudará a levantar el ánimo y a mantener un estado positivo y de alegría. Porque está comprobado que el entorno influye en el cerebro y en la producción de hormonas y neurotransmisores.

 

Los investigadores de éste ámbito han demostrado que un ambiente abundante en estímulos favorece la creación de conexiones neuronales. Si decoras tus paredes con cuadros, fotos o dibujos, harás que tu mente y tu cerebro se mantengan joven y activo durante más años. También, los analistas aseguran que cambiar muebles de sitio o introducir complementos diferentes cada nueva temporada ayudan a estimular el cerebro ya que el 'efecto sorpresa' incita al cerebro a funcionar mejor y con más rapidez.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.