Estilo nórdico: decoración con personalidad sin pasarse de moda

Estilo nórdico: decoración con personalidad sin pasarse de moda

El look nórdico ha conseguido colarse tanto en hogares particulares como en locales comerciales. Lleva en España algo más de 10 años y lo cierto es que es un estilo que llegó a nuestro país casi de casualidad y ha conseguido enamorar por su sobriedad, por su luz y por su naturalidad.

El estilo nórdico empezó a implantarse en el Siglo XX en los países del norte de Europa como Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Su objetivo era, y sigue siendo, compensar la falta de luz natural y hacer más confortables los hogares en los largos y fríos días escandinavos.

En España lleva más de 10 años con nosotros. Al principio lo que comenzó siendo un apoyo que de manera puntual aportaba a la decoración un toque de personalidad se ha convertido en un estilo con nombre propio.

La clave del éxito de la decoración estilo nórdico reside en la claridad, en la naturalidad y en la sencillez tanto de sus objetos como de los materiales que componen los diseños.

El estilo nórdico es aplicable a cualquier aspecto de la decoración de interiores, tanto a nivel diseño de espacios como en los propios objetos o mobiliario que componen el estilo. Es el caso de los sofás y las sillas.

 

 Mobiliario estilo nórdico: Sofás y sillas

Si estás pensando en decorar tu casa es posible que hayas valorado la opción de adquirir nuevo mobiliario.

¿Has pensado un estilo concreto para el nuevo look que quieres dar a tu hogar? Existen diferentes opciones para dar un nuevo aspecto a tu casa o a determinadas habitaciones. Un estilo con el que seguro que aciertas es la decoración estilo nórdico.

Si quieres renovar el mobiliario y has pensado comprar sillas nórdicas o quieres incorporar en tu salón un sofá nórdico tienes que tener en cuenta algunos aspectos clave que determinan el estilo sencillo y cuidado de los países del norte.

Sobre todo, tienes que buscar un estilo de decoración tanto a nivel general como a nivel individual que encaje con tu personalidad y con la identidad que quieres para tu casa.

Por eso, es importante que, a la hora de elegir mobiliario, objetos de decoración o telas, tengas en cuenta las características que hacen que un estilo sea nórdico.

 

Características del estilo nórdico

  1. La luz como protagonista. En los países nórdicos la luz natural es escasa y los días son largos. En el estilo nórdico predominan los colores claros precisamente para contrarrestar la falta de luz. La luz como protagonista tanto en suelo, paredes, muebles, textiles, cojines y accesorios.
  2. La naturaleza es la materia prima principal. Muchos de los materiales, motivos y texturas como hojas, lino, lana o algodón tienen su origen en la naturaleza. Lo mismo ocurre con los colores. A pesar de que el estilo nórdico está basado en tonos claros también admite tonos de color tanto en textiles como en accesorios decorativos.
  3. Formas sencillas. Si algo caracteriza al estilo nórdico es precisamente el corte simple en los muebles. La clave del éxito está en incorporar mobiliario de líneas rectas para crear un espacio limpio y, sobre todo, funcional.
  4. Estampados geométricos. Cualquier objeto o accesorio es ideal para plasmar una combinación de formas geométricas. Desde mantas hasta paños de cocina pasando por alfombras o paredes.
  5. Estancias únicas. Incorporar, por ejemplo, papel pintado en algunas de las habitaciones da un toque divertido y único a cada parte de la casa. Este elemento es clave en la decoración de estilo nórdico.
  6. Verde que te quiero verde. Un toque vegetal siempre es bienvenido en la decoración. Las plantas encajan bien en cualquier parte del estilo nórdico. Por ejemplo, si quieres transformar un lugar frío en un espacio cálido y acogedor nada mejor que añadir una planta.
  7. La imaginación al poder. Otra de las claves del estilo nórdico es dar a los objetos otros usos diferentes al habitual, por ejemplo, utilizar unos taburetes como mesas, unas cajas como estanterías o unas sillas como mesitas de noche. En este sentido cabe todo, la creatividad es lo primero.
  8. En la variedad está el gusto. En el estilo nórdico caben, además de la madera, otros materiales como cobre o latón. Sobre todo, para incorporarlo en pequeños detalles como lámparas, porta velas, bandejas, jarrones, etc.
  9. Varios estilos. La decoración nórdica admite piezas de diferentes estilos, así como la combinación de varios de ellos. De hecho, la mezcla de elementos es ideal para crear un ambiente acogedor y personal.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.