Iluminación vintage para tu casa, todo lo que tienes que saber

Iluminación vintage para tu casa, todo lo que tienes que saber

Lámparas de pie, de techo, de pared... Las posibilidades de la tendencia vintage son infinitas. Un estilo que nunca pasará de moda porque cuanto más antiguo, mejor. Una iluminación adecuada puede hacer cambiar la perspectiva y la funcionalidad de cualquier tipo de estancia.

 

El término anglosajón vintage, se refiere a todo lo que tiene más de tres décadas de antigüedad pero  sigue siendo útil. En la actualidad está más de moda que nunca, sobre todo a la hora de decorar nuestro hogar. El vintage ha llegado para quedarse porque, además, es un valor seguro puesto que nunca va a pasar de moda, cuantos más años tenga, más preciado será.

 

Las lámparas vintage pueden ser modelos con muchísimos años o nuevas creaciones inspiradas en esos modelos antiguos. Estos últimos suelen estar elaborados con materiales más ligeros, manejables y duraderos que permiten darle a la pieza una vida más longeva.

 

A la hora de elegir la iluminación vintage lo primero que debemos saber es el tipo de necesidad que queremos cubrir: una iluminación para toda una estancia, una lámpara que dé luz a una zona determinada o una bombilla que enfoque sólo a una parte muy concreta. Ten en cuenta que hoy en día lo más eficaz para reducir el consumo de energía es hacer uso de la iluminación tipo LED, que es muy útil y tiene un consumo energético muy bajo. Por ejemplo, una bombilla de 18 vatios LED proporciona la luz equivalente a la de una bombilla de filamento de 140 vatios. Pero también es verdad que para crear un estilo retro, las bombillas de filamento suelen utilizarse con frecuencia. Lo mejor puede ser alternar tanto LED como bombillas tradicionales.

 

Combina estilos con luces diferentes

Una buena manera de crear iluminación vintage es mezclar diferentes materiales (azulejos, papel, hormigón, madera) e integrar iluminaciones diferentes (lámparas de pie, de techo, apliques) para resaltar los distintos espacios.

 

Por otra parte, para crear un estilo vintage perfecto es conveniente utilizar varias lámparas. Lo ideal sería, por ejemplo, en un salón de 20 metros cuadrados utilizar 5 lámparas. Se iría aumentando progresivamente el número de lámparas en función de los metros cuadrados a razón de 2 lámparas más por cada 10 metros cuadrados más (si el salón tiene 30 metros cuadrados, 7 lámparas, si tiene 40 metros cuadrados 9 lámparas y así sucesivamente). Las lámparas deben colocarse en el lugar de la estancia que necesite más luz (junto a un sillón de lectura, enfocando una balda de libros, iluminando la esquina más sombría de la estancia...).

 

También puedes dar tu toque vintage personal y muy original. ¿Qué te parece una bicicleta en la pared que ilumine parte de la estancia? Con la Lámpara Aplique Bicycle conseguirás una iluminación muy singular.

 

Tipos de luz: cálida, fría o neutra

A la hora de elegir la iluminación hay que tener claro qué tipo de luz es la que necesitamos o cuál es la que más nos gusta. La iluminación cálida es la que tiende al color amarillo, es la más utilizada en casi todos los hogares porque proporciona una sensación de espacio acogedor.

La luz fría, por el contrario, es la que tiende al blanco y se utiliza más en el ámbito profesional (oficinas, talleres, tiendas) aunque también es la que se suele utilizar en los baños o en las cocinas de las casas.

 

Asimismo existe una luz neutra, que se asemeja a la luz natural y no interfiere en la percepción de los colores. Se trata de un intermedio entre la luz fría y la cálida.

Puedes combinar estos tres tipos de luces con lámparas vintage porque éstas ofrecen una iluminación muy versátil. Las posibilidades son tan infinitas como tu imaginación lo permita. Hay incluso lámparas de pie vintage semáforo que se inspiran en señalizaciones muy retros, sin duda, un toque antiguo para los más modernos.

 

 

No hagas grandes obras: cambia la iluminación

 

Con sólo cambiar de iluminación podrás modificar el estilo de tu casa sin necesidad de realizar grandes y tediosas reformas. Si dispones de una estancia muy amplia pero poco iluminada por la luz del techo, con una o dos lámparas de pie conseguirás de manera muy sencilla dar mucha luz a toda la estancia. Esta fórmula es válida tanto para el salón como para las habitaciones. Y, si colocas dos, no importa que sean iguales o distintas, añade tu toque único y personal y harás de cualquier lugar de la casa un lugar original y acogedor. Y lo mismo sucede con el cuarto de baño, si observas que necesita un cambio de aire, no dudes en modificar la iluminación. Una lámpara vintage de techo unida a otros accesorios de iluminación vintage cambiarán la perspectiva del baño sin ningún tipo de reforma.

 

Dentro del estilo vintage han cobrado una especial relevancia las lámparas de tipo industriales. Están inspiradas en lámparas de estructuras metálicas, de latón o con los cables a la vista que se utilizaban en las antiguas fábricas. Olvídate de estructuras sofisticadas y opta por estos cómodos y funcionales diseños.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.