Los errores de decoración más comunes que se cometen en la decoración de salones y dormitorio

Los errores de decoración más comunes que se cometen en la decoración de salones y dormitorio

Ya sea porque sientes que hay algo que no cuadra en la decoración de tu salón o en la decoración de tu dormitorio o porque vas a hacer una reforma de estos espacios o a una nueva casa, este artículo te va a venir genial para evitar estos errores

 

A veces son casi imperceptibles si no tienes mucho interés o conocimientos en el mundo de la decoración, otras son tan básicas que llaman la atención nada más verlas. Y no, no se trata de que cada uno tenga sus propios gustos, sino de seguir una serie de normas básicas, de manera que tanto la persona que decora, como el resto de los habitantes de la casa, como los que la visitan, se sientan cómodos.

 

Porque aunque pueda sonar un poco exagerado, lo cierto es que una estancia mal decorada nos puede hacer sentir muy incómodos cuando estamos en ellas. En el caso de los dormitorios, ciertos errores, como elegir mal el color de las paredes, puede hacer que nos sintamos más nerviosos o que nos cueste más dormir.

 

Si tú también quieres evitar este y otros errores, lee atentamente este artículo, toma nota de cada uno de los puntos que te vamos a comentar y revísalos en tu casa. Si estás pensando que necesitas hacer cambios, seguro que en estos errores encuentras la solución. Y si tu idea es decorar tanto el salón como uno o varios dormitorios, tenlo también en cuenta para no cometer estos errores antes de ponerte manos a la obra.

 

Errores de decoración que se cometen antes de decorar

 

Porque sí, muchas veces el fallo no se comete una vez que nos ponemos manos a la obra, sino incluso antes de elegir muebles o colores.

 

De hecho, el primer error es precisamente ese: ponerse a decorar sin pensar ni lo más mínimo en qué estilo de decoración queremos, qué presupuesto tenemos, qué medidas tiene la estancia, la orientación de esa estancia… en definitiva, el primer error es no hacer un análisis previo de la situación.

 

Como segundo error importante está el de no pensar en el estilo de vida que se da en esa casa y, en concreto, en el uso que le vamos a dar a esas estancias. Es algo que repetimos mucho en este blog, pero es realmente importante, tanto a la hora de elegir el tipo de muebles y complementos, como los materiales o el color de los mismos.

 

Por ejemplo, no es lo mismo un salón con zona de comedor que otra que no lo tiene, porque tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de ceder espacio a una actividad u otra; como tampoco es lo mismo una casa donde hay niños o mascotas, que una casa donde no se da este caso, porque en el segundo será importante que los materiales de los muebles se puedan lavar fácilmente y que sean resistentes.

 

Errores que se cometen en la elección de colores

Tanto en el caso de los dormitorios como en el de los salones, el primer error en lo que a colores se refiere, suele ser elegir mal el color de las paredes:

 

  • Tienes que tener en cuenta si entra o no luz natural suficiente. Si no es el caso, evita colores oscuros en las paredes.
  • Si la estancia es pequeña, evita también los colores oscuros. Siempre será mejor dejar las paredes blancas.
  • Elegir colores que no inviten al objetivo principal de esas estancias. Por ejemplo, en los dormitorios será necesario que se elijan colores que invitan a la relajación. Los tonos pastel, el color azul en todas sus vertientes, el gris o el color verde claro, son perfectos para las habitaciones, sin olvidar el blanco. Por el contrario, utilizar colores como el rojo o el naranja son es un error, porque nos activan e invitan a la creatividad.
  • Elegir todo del mismo color: porque se convierten en estancias aburridas y poco o nada atractivas.
  • Que haya demasiados colores neutros: a veces, por miedo a pasarnos de estridentes, tendemos a evitar colores más vivos. Sin embargo, nos ayudan a dar contraste en ciertos puntos y a darle vida, en especial a los salones. Si no quieres evitar este error, ponle el toque de color a los complementos, como los cojines del sofá del salón o la colcha de la cama, en el dormitorio.
  • Elegir colores que no tienen nada que ver con el estilo de decoración que hemos elegido: como, por ejemplo, optar por colores muy vivos y variados si optamos por una decoración nórdica, donde se piden colores blancos, neutros, grises o negros y los tonos de madera natural en sus muebles o la piedra, entre otros materiales naturales y acordes a este estilo de decoración.

 

Iluminación y muebles, a tener muy en cuenta

 

Muchas veces nos dejamos mover por impulsos. Quizá sí tenemos el estilo muy claro y vamos a elegir los muebles del estilo que corresponden, pero esto no quiere decir que todos los muebles de un mismo estilo vayan a quedar siempre bien.

 

Por esta razón, nuestra recomendación es que compres con cabeza. Que en lugar de ir comprando los muebles poco a poco, los tengas todos pensados de una sola vez. ¿Que no puedes comprarlos todos al mismo tiempo? No pasa nada. Vete pagándolos poco a poco, pero ten claro el mueble que vas a querer poner, de manera que peguen los unos con los otros y no tengas problemas de espacio. Ni tu salón, ni tu dormitorio son un mercadillo, sino esos lugares en los que sentirte realmente cómoda.

 

En cuanto a la iluminación, piensa también en global. Muchas veces cometemos el error de pensar solo en las que vamos a colocar en el techo o en las paredes, pero no en aquellos puntos de apoyo de luz que vamos a necesitar, por ejemplo, en un rincón de lectura del salón o en la mesa de estudio de una habitación. Tenlo en cuenta para que no se pisen las luces, pero también para no dejarte puntos oscuros en las estancias.

 

Y hasta aquí algunos de los errores más habituales en decoración. Tenemos muchos más y puede que tú misma estés intuyendo alguno en tu salón o en alguno de los dormitorios de tu casa. ¿Necesitas ayuda? Déjanos un comentario o escríbenos y nos pondremos en contacto contigo.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.