Siempre nos quedará el chéster

Siempre nos quedará el chéster

El sofá Chéster es un hito en la historia de la decoración, una pieza muy deseada y que nunca pasa de moda. El nombre original es Chesterfield y es un símbolo emblemático del estilo Clásico Inglés.

Su origen data de principios del siglo XIX, cuando, según la leyenda, el Conde de Chesterfield encargó un sofá “duro y robusto”, con el respaldo y los brazos a la misma altura para obligar a mantenerse erguido. Se utilizaban para decorar los clubes sociales londinenses. Más tarde pasó a ambientar los salones de las casas de la alta sociedad británica, hasta que luego se popularizó.

Vía Etxecodeco

Comprar un chéster hoy en día significa tener gusto y estilo, y puede no solo colocarse en una habitación clásica, sino que también se utiliza en ambientes muy alejados de lo clásico. El chéster es un ícono vintage y una pieza ecléctica, que puede utilizarse de muchas maneras.

 

Ideas para decorar una habitación con un sofá chéster

Este sofá no solo se utiliza en la sala, sino que también es bueno y atractivo para otras habitaciones del hogar. Una de las propuestas para ambientar una habitación del hogar es que el sofá chéster sea de un color inesperado. El clásico es el color marrón, pero hoy en día se pueden encontrar en otros colores bien originales, como por ejemplo, azul, rojo, verde o negro.

vía Pinterest

vía Pinterest

vía Revista Elle

Otra propuesta es crear un ambiente vintage con este sofá. Se puede combinar con antigüedades  y muebles retro; también se puede combinar con piezas modernas, para darle más interés al cuarto. Además, puedes comprar un sofá chéster para un espacio llamativo de tu casa y agregar piezas que resalten al igual que el sofá, como por ejemplo un candelabro.

 

Tipos de sofá chéster y dónde utilizarlos

Actualmente se encuentran versiones limitadas, clásicas o personalizadas, en tela, cuero o terciopelo, de colores muy diferentes.

La elección de las telas y los colores dependerá del estilo y tono de la habitación en que se coloque, pero existen diferentes tamaños de
sofá que pueden utilizarse combinarse o no con otros. Los sofás de tres piezas son buenos para utilizarse en ambientes grandes y espaciosos, y es conveniente utilizarlos solos, ya que es una pieza que se impone.

vía Pinterest

 


En cambio, los sofás chéster de dos piezas son adecuados para combinarlos con pequeños sillones de una pieza, siempre siguiendo el estilo inglés, en una habitación más pequeña o que se utilice constantemente como sala de estar. Por otro lado, en un cuarto espacioso y con ventanales puede utilizarse un sofá chéster en forma de “L”.

El sofá chéster es un clásico totalmente versátil y que nunca pasa de moda. Hoy en día, las casas de decoración ofrecen muchas versiones, y comprar un chéster se convierte en una excelente opción.

 

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.